Tengo la fortuna de contar con una maestra como Paola Rodríguez que me ha permitido estar a su lado en todo momento y poder, al mismo tiempo que estudio, ir a la práctica a través de asistirla en los partos en mi calidad de aprendiz.

 

Nos conocimos en el 2014 en un momento en el que ambas nos adentrabamos en nuestro interior en busca de activar nuestra divinidad, hicimos una conexión más allá de las palabras que nos permitió trabajar juntas y sanar juntas. Esa relación ha permitido que en los partos, además de acompañar a las mujeres, nos acompañamos una a la otra y cada parto para nosotras es una celebración que nos une más como mujeres y nos conecta con nuestra fuerza y sabiduría interior. 

DOULA CLARY MARULANDA

 

 

Desde el principio fue muy natural para mi estar ahí para contener a la mujer en el trabajo de parto, me siento muy conectada con el proceso porque ya he sentido todo eso y puedo conectarme con mi propia experiencia y tener una palabrita justa y poderosa en cada momento que lo necesitemos.  

Como acompañante de las mujeres en un momento tan intenso y sublime, no deja de sorprenderme y maravillarme la perfección de la naturaleza y en cada parto confirmo más el poder que tenemos las mujeres y lloro, canto, bailo y me abro con ellas. 

 

Las emociones y también la labor que se hace cambia mucho cuando estas en casa en comparación con los partos en clínica. El primer parto que acompañé en clínica fue muy duro para mí. Había vivido varios partos en casa en los que mamá tiene mucha libertad e intimidad, y llegar allí y enfrentar los protocolos y escuchar un lenguaje proveniente del miedo movió muchas fibras dentro de mi.

En ese momento dedico mi corazón y todo mi ser a convertirme en la persona que abraza a esa mamá, que la escucha, que la masajea, que la entiende, que la valida y que le recuerda su poder; mientras papá se encarga de los diálogos con el equipo médico. 

He aprendido tanto de cada parto y de cada mujer y esto me motiva a seguir trabajando en mí misma para ser cada vez más fuerte, más sabia, más bruja, más mamífera, más humana. Me llena el espíritu poder sentir y vivir con ellas una ceremonia sagrada como es el parto.

Palabras clave: parteras y doulas Bogotá, Santa Marta, Barranquilla, Cartagena, Valledupar, parto respetado, parto humanizado, parto en casa, apoyo en la lactancia, posparto, apoyo en el posparto, curso psicoprofiláctico, preparación para el parto, embarazo, bebés, recién nacidos, vínculo afectivo, cargadores para bebé, porteo, crianza con apego, crianza, parto en casa, parto vertical, masaje prenatal, masaje posparto, cierre de cuarentena, colecho, aceite para bebé, masaje infantil, baby shower de bienestar, ritual de bienvenida del bebé.