TALLER EN PAREJA (REENCUENTRO AMOROSO)

En mi experiencia como Doula, Partera y como esposa desde hace 10 años, he notado que con el tiempo, gracias a la vida moderna y sus exigencias de dinero, adquisición de propiedad y competitividad, las parejas nos vamos alejando hasta llegar a un punto en el cual, no sabemos muchas veces cómo volvernos a acercar.

Creemos que por dormir juntos todas las noches, besarnos en la boca al saludarnos y/o despedirnos, compartir una economía del hogar y tener hijos, constituye un matrimonio.

 

Definitivamente es un error craso, creer en estos principios sociales que muestran hacia afuera las parejas perfectas. Cuando indago la calidad de las relaciones de las parejas de mis consultantes, y el de mis amigos y familiares, me doy cuenta que la hipótesis se cumple en un 90% o más; nos alejamos con el tiempo.

Al darme cuenta de esto en mi experiencia personal, miré a mí alrededor las historias comunes de separaciones, empezando por mis padres, y quise no repetir la misma historia, abriendo un canal de comunicación con mi pareja, el cual nos permitiera hacer un diálogo de necesidades. A su vez, propusimos trabajar menos, compartir más la mesa al comer, volvimos a los mimos, a los apodos cursis, a hablarnos en media lengua, a abrazarnos más, masajearnos, hacer el amor, llegar temprano a casa y ubicar un domicilio cerca a nuestros sitios de trabajo para aumentar la presencia en el hogar, calentar el fogón.

La separación es una opción, y lo respeto. Reconozco que en algunos casos es necesaria, pero también percibo que se ha convertido en la salida fácil y práctica, producto del ego. Es más fácil mostrarle al otro todos los días lo que yo creo debe cambiar, los errores que comete, reclamar y sentarse a esperar a que el otro cambie. Y personalmente, el ego no nos permite movernos, no hacemos nada para hacer una introspección y buscar cómo cambiar elementos que puedan hacernos más felices a nosotros mismos, que finalmente hacen más feliz al otro. Somos un espejo de la pareja, finalmente por eso la escogimos. Lo que más juzgamos del otro es lo que primero debemos revisar en nosotros mismos.

En el camino, en paralelo, buscamos ayudas terapéuticas para nuestras necesidades, que nos permitieron fortalecer más éstas iniciativas. Cuando hay amor, hay que moverse para no congelarse. 

Para mí, es un principio fundamental en una relación de pareja, dialogar para escuchar al otro y expresar lo que nos hace falta y lo que nos enamora del otro.

 

Quizás, reconozco que a veces podemos estar tan lejos, que aquellos diálogos pueden moderarse por alguien que tenga una relación neutra con ambas partes. Ésta ayuda terapéutica, nos permite desarmar el juicio o dedo acusador, el cual nos rompe definitivamente con la comunicación.

 

Con el tiempo, con las parejas que acompaño, creé un espacio para que respiren juntos, encuentren sus almas a través de la mirada. Se detengan en el diario vivir para volverse a oler, reconocerse en la intimidad, en el contacto físico, en el abrazo.

 

Un Reencuentro Amoroso, es lo que planteo, para que volvamos a tomarnos de las manos y sujetarnos fuerte para no perdernos y alzar nuestra energía femenina y masculina y gestar un hijo desde el amor presente, consciente. Este es un taller práctico a traves de la meditacion activa, la respiración, el contacto visual y el arteterapia.

 

Duración: 3 horas

Valor: $260.000 pareja

Palabras clave: parteras Bogotá, doulas Bogotá, parto respetado, parto humanizado, apoyo en la lactancia, posparto, apoyo en el posparto, curso psicoprofiláctico, preparación para el parto, embarazo, bebés, recién nacidos, vínculo afectivo, cargadores para bebé, porteo, crianza con apego, crianza, parto en casa, parto vertical, masaje prenatal, masaje posparto, cierre de cuarentena, colecho, aceite para bebé, masaje infantil, baby shower de bienestar, ritual de bienvenida del bebé, terapia de pareja, pareja, matrimonio, padres.